Espacio Abierto
Facilitando la Participación Creativa para el Alto Desempeño
Tecnología de Espacio Abierto (TEA)

Aquí intentaré definir lo que para mí ha sido el más importante aprendizaje y descubrimiento en torno a cómo generar transformaciones organizacionales poderosas, partiendo por reunir de una sola vez a todo el sistema en un mismo salón.

Todos Juntos

La Tecnología de Espacio Abierto (TEA), del modo más superficial constituye una eficaz herramienta para el cambio organizacional que pone en acción un formato de reunión para grandes grupos (o pequeños también), a través del cual se encuentran respuestas y delinean planes específicos de acción, frente a temas o asuntos complejos y urgentes, de una manera consensuada, democrática y auto organizada.

La Invitación

Del modo más profundo, la TEA nos permite comprender de una manera práctica cómo es que operan los sistemas adaptativos complejos y cómo podemos facilitar procesos auto organizados para la práctica de la paz y el logro del alto desempeño, en un ambiente dinámico de permanentes y acelerados cambios. La TEA por tanto desarrolla una mirada completamente novedosa frente a las organizaciones, el liderazgo y la administración en el mundo global de hoy, rompiendo añejos paradigmas cartesianos que ya no nos sirven para comprender los procesos actuales de cambio y desarrollo cultural y social que se viven en el mundo de hoy.

Caminando por el CírculoLevantando TemasEscribiendo Tema

En su esencia, el Espacio Abierto es un proceso emergente, que invita a todos los participantes de un sistema dado (equipo, organización, comunidad) a construir y organizar su propia agenda, en torno a un tema central (o pregunta) que a todos convoca e interesa. Todo ocurre en una gran “plaza de mercado”, abierta y transparente, en la que libremente se negocian los subtemas y se conforman los distintos grupos que los llevarán adelante. Cada una de estas reuniones es luego reportada, publicándose sus principales conclusiones y sugerencias en un panel lateral especialmente montado en el salón principal. Al final, las acciones sugeridas por cada grupo pueden ser votadas en plenario, y en base a las prioridades allí establecidas, se logra crear una lista concordada de acciones con seguimiento programado.

Publicando TemaAgregando TemasConstruyendo la Agenda

Durante todo el encuentro existen amplias oportunidades para aprender de la experiencia directa, propia y de otros, en un contexto positivo y de apoyo recíproco, que saca lo mejor de cada uno como persona adulta, para poner en práctica una interacción democrática y participativa. Sus principios son la libertad, la responsabilidad y la capacidad para construir juntos el futuro, valores que aquí se expresan de modo concreto al ser todos tratados como iguales, valorando todas las contribuciones y otorgando acceso igualitario para discutir y votar, si se desea, todos los temas y sus prioridades.

Grupo AutogestionadoGrupo Auto GestionadoOtro Grupo Auto Gestionado

La TEA es entonces marcadamente diferente a otras formas tradicionales de hacer taller y trabajar con grupos humanos. No hay expertos haciendo presentaciones, nada de “power-point”, no hay mesas en un estrado, ni sesiones de grupos previamente acordadas o arbitrariamente decididas. Aparte del tema central que a todos convoca, y que se ha incluido en la invitación para cada evento, nadie sabe qué sub-temas serán tratados, ni qué acciones serán propuestas hasta que emergen en tiempo real durante el mismo evento.

Un círculo de cierreObservando el Panel de ReportesOtro Cierre

La TEA desde que fuera iniciada por Harrison Owen en 1985, ha sido utilizada más de 100.000 veces en 134 países, con grupos que van desde 5 hasta 2.000 personas. Sus usos han sido muy diversos, desde iniciativas estratégicas hasta el desarrollo de programas sociales, desde la resolución de conflictos hasta la administración del cambio y mucho más.

Existe también una comunidad mundial de facilitadores, que comparten generosamente sus variadas experiencias y conocimientos, para facilitar espacios abiertos y practicar el arte de hacer menos para lograr más.

En Chile hasta la fecha yo he utilizado la TEA en noventa y tres ocasiones, en veintidós organizaciones diferentes, cubriendo un total aproximado a las 6600 personas. En mi blog personal describo algunas de estas experiencias y en parte importante, muchos de los contenidos de este mismo sitio web en el que ahora usted se encuentra, estarán destinados a profundizar su difusión y aprendizaje. De ahí su mismo nombre.