Espacio Abierto
Facilitando la Participación Creativa para el Alto Desempeño
Abejas y Mariposas
Categories: Open Space

abejasymariposas-myopenspace.eu

Estos magníficos insectos constituyen la principal metáfora que surge de la Ley de los Dos Pies, la única ley que impera durante un taller de espacio abierto, junto a otros cuatro principios.

Sin embargo, la cultura machista que preponderantemente vivimos en Chile, nos ha hecho dejar de lado esta hermosa analogía. Es triste, pero es lo que hasta aquí me ha parecido irremediable, aunque tal vez usted no esté de acuerdo conmigo. Déjeme que le explique.

La Ley de los Dos Pies, es la ley de la movilidad y la responsabilidad individual. Lo que dicha ley dicta es que todos estén donde quieran estar y participen como quieran hacerlo. Si en algún momento alguien siente que en el lugar donde se encuentra no tiene nada que aportar o aprender, entonces en cumplimiento de la ley, se le pide que deferente y sigilosamente se ponga de pie y vaya a algún otro grupo o lugar donde quiera hacerlo.

Como consecuencia de lo anterior, en el mundo anglosajón se dibujan tres formas posibles de participar en un taller de espacio abierto:

a) Usted elige asistir a cada una de las reuniones que libre y voluntariamente ha contratado (esta opción es auto explicativa)

b) Usted elige ser abeja

c) Usted elige ser mariposa

Elegir ser abeja significa que al igual como ellas van de flor en flor, usted puede decidir ir de grupo en grupo, ya sea porque lo que se conversaba en su grupo original dejó de interesarle, o porque efectivamente le interesa conocer y/o participar respecto a lo que en otros grupos simultáneos se está conversando. Así, usted puede polinizar el trabajo de otros grupos, trayendo aire fresco y nuevas ideas que enriquezcan su diálogo. Por ello siempre las abejas serán bienvenidas.

Elegir ser mariposa por su parte significa, que al igual que como ellas revolotean libremente por el espacio, usted puede elegir no estar ni aquí ni allá, otorgándose tiempo para una reflexión silenciosa, o compartir con otro(s) en un lugar distinto a los formalmente asignados, disfrutando de algún rincón del recinto, tomándose un café, comiendo algo, escuchando música o realizando cualquiera otra cosa que usted quiera en un momento dado.

Bienvenidas las personas que se comportan como mariposas, puesto que la experiencia nos muestra que al conversar con ellas, o por sí solas, producen inspiración y conversaciones tanto o más importantes que las que han sido inicialmente programadas. La creatividad muchas veces está en los márgenes. Por eso, en un taller de espacio abierto también se estimula el registro de reflexiones individuales o conversaciones emergentes surgidas durante el evento. Esas publicaciones tendrán tanto o más valor que las que se reportan como producto de las sesiones de grupos, que fueron agendadas al inicio.

Recién ahora puedo finalmente volver al punto básico de esta nota. El machismo imperante ha hecho necesario tener que excluir estos increíbles insectos y su poderosa metáfora, de los talleres de espacio abierto que yo he estado facilitando en Chile.

Fundamentalmente por el asunto de las mariposas, que apenas se explican producen risas burlonas preferentemente de los varones, quienes de inmediato lo asocian con “mariposones” o personas de identidad homosexual, que si bien registran perfectamente bien su verdadero y profundo sentido, durante todo el evento se lo insinúan irónicamente a quienes no están participando dentro de ningún grupo, o realizan cualquiera de las actividades que se señalaron anteriormente para esta forma libre y legítima de participar de un taller de espacio abierto.

La lamentable adaptación cultural que he debido hacer al respecto, consiste en que ahora tan sólo describo las tres opciones que la Ley de los Dos Pies, sin hacer alusión protagónica a tan poderosa analogía anglosajona. A lo más menciono a las abejas y su función polinizadora.

¿Se le ocurre a usted otra manera de salvar esta verdadera contraindicación de una imagen analógica que el machismo ocasiona en Chile? ¿Habrá otro insecto o figura metafórica que reemplace a las hermosas mariposas? ¿O decididamente nos abocamos a cambiar dicha cultura?

1 Comment to “Abejas y Mariposas”

  1. Sólo leyendo tu artículo se me ocurre……que hay mucho que hacer para erradicar el flagelo del machismo, y diré en nuestro país, aún cuando el mundo, en lugares más y en otros menos, está plagado de éste. Y lo digo no desde el idealismo, si no, desde que habemos muchas personas trabajando con más o menos ruido sobre esto en distintos planos. En las organizaciones SIN DUDA es un tema presente y lo afirmo como mujer que ha ocupado cargos gerenciales, de consultoría, siendo relatora, facilitadora, en fin. Desde ese lugar podría contar un sin fin de experiencias que recuerdo y que hoy son anecdóticas para mí, pero en lo profundo no lo son cuando, por ejemplo, por ser la única mujer en un comité de gerentes………uffff. Yo suelo ser bastante asertiva, a veces confrontativa, lo que no digo es algo muy positivo siempre…….pero cuántas personas por ser mujeres o tener una opción sexual diferente como los que son homosexuales desde la sonrisa irónica, las tallas burlonas pero aparentemente inocentes hasta actitudes abiertamente agresivas son seres discriminados y por ende maltratados. Es un temazo que tú bien lo graficas con tu experiencia acotada en tus talleres…mi voto es…aboquémosnos desde el espacio que cada uno ocupa en la sociedad y desde quién es cada uno y lo que hace para cambiar una cultura tan limitada en la aceptación de la diversidad sana y enriquecedora. Largo trabajo pero desafiante e importante. ¿qué te parece? Un abrazo, Ale

Leave a Reply